volver a la página principal


Y el lobo llegó
CT / Toledo - 10/7/2015

Tras ocho años de empeño personal de Emiliano García-Page y Javier Nicolás, el Tribunal Constitucional ha dado la razón a los ciudadanos y a los intereses generales de Toledo

Un Plan de Ordenación Municipal fabricado a medida para amigos de Bono, con modificaciones sustanciales desde su información pública, con graves consecuencias medioambientales según sus propios informes y que para colmo no fue sometido con carácter previo a UNESCO, como el gobierno de España firmó en un tratado internacional con rango de ley, dada la condición de Toledo como bien conjunto del Patrimonio Mundial.

Ya en 2006 los ciudadanos transmitieron a José María Barreda a través de su Delegado del Gobierno en Toledo, Fernando Mora, casualmente el puesto que ahora ocupa Javier Nicolás, que el plan que el Ayuntamiento pretendía aprobar incumplía muy diversas leyes, además de tener unos beneficiarios muy concretos.

El 2 de junio de 2006 los concejales de PSOE y PP aprobaron un POM irregular, con la oposición de un solitario José Esteban Chozas, que representaba hasta el momento la Izquierda Unida más coherente. Después llegó otra IU que pactó con el PSOE la no ejecución de dos sentencias judiciales y por lo tanto a cambio de puestos permitió un sin fin de prácticas ilícitas.

En este momento y en nota de prensa, "el Gobierno local recuerda que el Plan de Ordenación Municipal fue elaborado por el Ayuntamiento cuando era alcalde José Manuel Molina y que el auto que ahora se publica se dirige contra la orden de la Junta de Comunidades que lo aprueba en 2007". Lo que no dice la nota, es que Emiliano García-Page como consejero de Obras Públicas inició las recalificaciones que eran parte de este plan, justamente empezó por Vega Baja y como vicepresidente segundo de Barreda fue recriminado en persona por UNESCO y Ministerio de Cultura, el 21 de diciembre de 2006 y en la sede de la Delegación del Gobierno de la Plaza de Zocodover. Ante José Manuel Molina, que efectivamente era alcalde, los representantes de UNESCO le dijeron al ahora presidente regional, como autoridad garante del patrimonio entonces, que no podía aprobar el POM sin que se sometiera a la reunión y visto bueno del Comité del Patrimonio Mundial que se celebraría en verano y para lo cual debía entregar el plan y sus argumentos de aprobación antes del primer día del mes de febrero de 2007. Efectivamente el gobierno de José María Barreda sucumbió a las presiones de Bono y sus intereses que ejerció durante ese tiempo Emiliano García-Page, haciendo caso omiso de todo lo que le habían dicho los señores de UNESCO. La Junta de Comunidades aprobó por tanto el POM ante esa descomunal presión y como no tenía argumentos para hacerlo sin haberlo sometido a UNESCO, dejó la vía a que el Ayuntamiento de Toledo sometiera al organismo internacional cada PAU, una medida surrealista que evidentemente nunca se cumplió. En mayo de ese mismo año Page tomó posesión de su cargo como alcalde y a los pocos días su concejal de Urbanismo, Javier Nicolás estaba recibiendo en su despacho a los interesados para comenzar a tramitar sus negocios. En los primeros días de junio los ciudadanos a través de la Plataforma por Toledo se dirigieron al alcalde Page para pedir explicaciones por la prisa y no fueron recibidos hasta el mes de octubre.

Se demuestra por tanto la premeditación y obsesión del dúo Page-Nicolás por el urbanismo, como ha quedado claro en la toma de posesión del nuevo Delegado Provincial y en las palabras del presidente regional.

El Gobierno local reafirma su compromiso de elaborar el nuevo POM que Toledo necesita para su crecimiento en los próximos 15 años y puesto que ha venido diciendo que contará con la sociedad toledana, pensamos que tampoco tendrá problema en someterlo a UNESCO con carácter previo, para evitar los problemas causados por los tres anteriores alcaldes durante los últimos 16 años y que han impedido por avaricia e intereses personales, que Toledo tenga un Plan de Ordenación puesto al día para su desarrollo futuro.

Conocido el auto del Tribunal Constitucional que deniega la petición de suspender la sentencia de nulidad del Plan de Ordenación Municipal (POM), el Gobierno local anuncia que intensificará los trabajos para que la ciudad cuente con un plan de desarrollo moderno y adaptado a las condiciones socioeconómicas de la ciudad y "un marco legal propicio para la creación de empleo, la generación de riqueza y el desarrollo de los servicios acorde con las actuales circunstancias", no sabemos si a eso se refiere Emiliano García-Page cuando habla de cambiar las leyes y crear una "sociedad pública que gestione el suelo industrial". El gobierno municipal formado por PSOE-Ganemos por tanto parece asumir las tesis de Page, una vez más, expresando su firme voluntad de "poner a disposición de los toledanos las infraestructuras y los desarrollos necesarios que sitúen a la capital regional como referente empresarial, industrial y de servicio, la generación de riqueza y la creación de empleo".

Aunque no se dice por ningún lado en la nota de prensa sobre el plan para revertir todos los Planes de Actuación Urbanizadora que se han aprobado sin esperar a que el POM fuera legal, se habla de mantener "la premisa de defensa del principio de legalidad" y mantener el recurso de amparo que se tramita en el TC y que debe dirimir lo que para ellos es "el problema de fondo", la prevalencia de la legislación estatal o autonómica en la tramitación del POM. Evidentemente el auto no explica si la competencia urbanística regional puede pasar como "el caballo de Atila" por encima de las leyes firmadas y acatadas por el Estado español, como el tratado con UNESCO y por encima del patrimonio histórico de todos los españoles y en el caso de Toledo, de toda la humanidad.

Puesto que la decisión judicial según el equipo de la alcaldesa, Milagros Tolón, afecta a la aprobación regional y no al Ayuntamiento de Toledo, "mientras siga vivo el recurso de amparo, se podrán acreditar los perjuicios que supone la no suspensión de la sentencia que anula el POM". Sin embargo la realidad es bien diferente, pues "los perjuicios" de no suspender la anulación del POM, se basan en el sistemático incumplimiento de la ley ejercido los últimos ocho años por Emiliano García-Page y el caso omiso a los términos de la propia aprobación regional. El único daño que puede tener el ayuntamiento es la ruina económica, pues además de devolver un IBI ilegal cobrado a cuenta de futuros aprovechamientos urbanísticos, puede darse que tenga que indemnizar por la reversión de cada PAU aprobado, los lucros cesantes y no olvidemos el daño a la primera industria de Toledo, el patrimonio, si UNESCO decide con sentencia en mano quitarle a Toledo el privilegio de tener un Conjunto Histórico (dentro y fuera de murallas) declarado Patrimonio Mundial, o por "tirolinas" ilegales también para beneficiar a amigos del PSOE o pagar favores.

Acaba la nota con una declaración de intenciones, "El equipo de Gobierno va a seguir trabajando para superar todas las dificultades y que este proceso no sea un obstáculo para alcanzar sus objetivos en la mejora de la calidad de vida de los vecinos de Toledo, y para que estos dispongan de todas las oportunidades, recursos, servicios e infraestructuras que sean necesarias para tal fin", pero que mucho nos tememos que "el marrón" heredado de Page puede ser la "Espada de Damocles" sobre la cabeza de Toledo, que dista mucho de ser espada toledana y orgullo de haber hecho bien las cosas.

 



Milagros tolón escucha a Javier Nicolás mientras su rostro no entiende que le hayan endosado el estigma
y el problema del POM para todo su mandato.




Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosPortada Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal