volver a la página principal


"La reconstrucción de Castilla-La Mancha"
CT / Toledo - 10/7/2015

El presidente Page le dijo ayer a sus escuderos que "hoy comienza la reconstrucción de Castilla-La Mancha" y les advierte que son "los gestores de la esperanza de la gente"

Como si les llamara a la batalla pero advirtiendo quien es el emperador que manda. Una "reconstrucción" precisaría una tierra deconstruida, que el diccionario de la lengua llama a la operación de "deshacer analíticamente los elementos que constituyen una estructura conceptual". Entendemos que una región que ha sido conservada por conservadores o mejor dicho, congelada por diversas dejaciones de funciones y un poco de ánimo privatizador, no es algo que se pueda reconstruir a la ligera, es algo que precisará de un cambio radical de "talante" y lo único que hay que precisar es el estilo y el momento anterior, sobre el que imitar o al que parecerse. Una región que probablemente llevaba tres décadas en ruinas, cimentada en una bonarquía (oligarquía del ladrillo) y falsa opulencia, precisa un concienzudo análisis. Si lo que se pretende es volver a los tiempos de Bono, de los que el actual presidente ha mamado, seguro que necesita mucho más equipo y mucho más dinero. Además un gobierno que tendrá que dar cuenta por todo lo que haga, pues el apoyo sólo se ha recibido para enfundarse en un nuevo traje, corre el riesgo de parecerse demasiado al cuento, "El traje nuevo del Emperador", de Hans Christian Andersen.

El propio Nacho Villa, que quizás no es el único a quien García-Page tiene por enemigo mediático, llamaba a José Bono cordialmente, "el Dios Constructor" hace pocas fechas. Se ha demostrado en casi tres décadas que para sembrar la destrucción hacen falta muchas más cosas que una legislatura de conservadores creando una administración fantasma. Podemos también hablar de expolio a los recursos públicos, culturales, naturales y al propio patrimonio histórico español, del que por mucho que le pese a Emiliano García-Page, él fue parte y en algunos casos autor intelectual o ejecutor directo.

Seguro que tendremos al menos cuatro años para hablar de si el nuevo presidente es reconstructor o constructor, si es cambio o recambio e incluso tendremos tiempo para percibir si gobierna en democracia, impone su ley o por el contrario obedece al mentor que le ha visto crecer desde su más tierna infancia.

Uno de los puntos básicos del acuerdo firmado con Podemos para la investidura de García-Page fue la transparencia, y quizás lo único que hemos tenido tiempo suficiente para evaluar en sus días como presidente regional es la inexistente transparencia informativa.

Ya decíamos que Nacho villa no era el único malo de esta película, pues el ahora presidente convirtió a CANAL TOLEDO en el primer medio de comunicación vetado en toda la historia del Ayuntamiento de Toledo. Hemos podido comprobar que aún no somos bien recibidos en el Palacio de Fuensalida, pues no hemos sido invitados y ni siquiera convocados a ninguna de las tomas de posesión, apreciando que no aparecemos tampoco en el directorio de medios del gobierno de Castilla-La Mancha.

Por encima de la soberbia propia de un político de poca altura, vemos que hay grandes carencias informativas a la hora de facilitar a los medios de comunicación los materiales para su correcto desempeño. Es lo que tiene rodearse de gente de tanta confianza personal como de tan poca profesionalidad o respeto a sí mismos, pues recordamos que los periodistas de oficio nunca se prestan como mercenarios.

Además de tener una página web tan poco accesible, el gobierno de Castilla-La Mancha nos facilita unos materiales de baja calidad, como se demuestra en los audios que pondremos, en aras de facilitar a nuestra audiencia la máxima objetividad informativa.

Han sido muchas fiestas, con demasiados palmeros invitados que demuestran seguramente para quien se gobernará, pero muy poco del derecho constitucional a la información.


Los consejeros y más

Recordamos al que hoy será nombrado delegado del Gobierno de Castilla-La Mancha en Toledo y que ha sido durante años el hombre de paja de Page, con el que ha gestionado los ladrillos del Consorcio desde el Ayuntamiento y probablemente todos los "apaños" urbanísticos municipales poco claros, con un Plan de Ordenación anulado por diversas sentencias judiciales que lo consideran "contrario a derecho" y que aún está recurriéndose el Tribunal Constitucional, dados los pelotazos urbanísticos que se tendrían que revertir.

El que ha sido según las malas lenguas impuesto por Bono a la alcaldesa de Toledo como concejal de Urbanismo, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha sido repescado por García-Page como consejero de Hacienda y Administraciones Públicas.

En el nucleo duro como algunos dicen, está José Luis Martínez Guijarro, como vicepresidente y hombre de confianza de Bono, vigilando, del mismo modo que Emiliano García-Page le fue impuesto a Barreda.

Jesús Fernández Sanz será el cirujano con el que desmantelar la sanidad de Cospedal y/o construir la de Page, esperemos que no le tiemble el pulso.

El medio ambiente y por lo tanto la recuperación natural del Tajo, sus riberas, sus vegas, sus paisajes, los ecosistemas, caminos, cañadas... estarán en manos de Francisco Martínez Arroyo, creemos que más preparado para gestionar ayudas para los sectores agrícola y ganadero, o las políticas del vino y los viñedos. Mucho más de lo de antes, si alguien quería agua para Castilla-La Mancha y Toledo, aquí ha puesto Emiliano García-Page el botijo, no sabemos aún quien proveerá del líquido elemento.

Aunque nos parece muy bueno que se desvincule de nuevo Sanidad y Bienestar Social, no entendemos como aplicará Aurelia Sánchez Navarro sus conocimientos a la materia, pues la filosofía y la educación no presupone conocimiento en dependencia o protección social, a no ser que haya sido elegida por su gran control en psicología, para vender logros sin conseguirlos.

Resulta muy curioso que quien gestionará la consejería de Fomento, que no vuelve a llamarse ordenación del territorio sino lo mantiene con estilo PP, sea una licenciada en Bellas Artes, Elena de la Cruz, que como toda mujer con cultura desde los tiempos de Bono, procede de Guadalajara.

Y de Guadalajara llega la enésima consejera de Cultura, Reyes Estévez, que alguien nos lo tendrá que explicar un día. Pero tanto que Page se ha cansado de decirnos que se regresará al instante previo a la llegada de María Dolores de Cospedal, no vemos la separación de la Educación, la Cultura, el Patrimonio y el Deporte, que tanto le ha quitado de sentido cultural a Castilla-La Mancha en los últimos tiempos. Tampoco sabemos si Filología Germánica le servirá para enfrentarse a los visigodos sin caer en la depresión, pues Page aún sueña con ellos, quizás por quitarle negocios a su "Padrino".

Para el cargo de consejera de Economía, Empresa y Empleo, Patricia Franco Jiménez, una abogada que necesitará más de una mano para tanto cometido como se ha prometido. Quizás unas clases de derecho también le vengan bien al presidente regional en sus ratos libres.

Vemos que el gobierno regional es minúsculo y muy concentrado, a no ser que sólo sean figurantes o marionetas, que tengan que obedecer y agradecer mucho a quien gobernará en todas las áreas como nos ha demostrado que siempre hace.


Palabritas para un gobierno muy cortito

El flamante presidente se llena la boca con una de sus tajantes proclamas, "hoy comienza la reconstrucción de Castilla-La Mancha", advirtiendo a sus consejeros que son "los gestores de la esperanza de la gente". También se puede interpretar como que serán "cabezas de turco" en caso de que nada funcione, pues el emperador regional no es de los que se haya caracterizado nunca "por tener culpa de alguna cosa".

"Se acabaron los recortes. No va a haber ni uno más. Empieza una etapa en la que se irá reconstruyendo poco a poco, de manera paulatina", esperemos que esto incluyan los derechos informativos recortados a los medios, o las competencias en materia de patrimonio que se dio a sí mismo para incumplirlas y que deberían regresar al gobierno regional o nacional. También debería reconstruir o revertir los recortes de Cospedal a personas con discapacidad, como las
tarjetas previstas por José María Barreda para que este colectivo usara los transportes públicos sin aumentar su particular brecha económica y que como alcalde imitó en el Ayuntamiento de Toledo. Emiliano García-Page puede no ser sensible al patrimonio y al paisaje o al mismo concepto de democracia, pero a las necesidades de quienes tienen capacidades diferentes y recursos insuficientes, tampoco. O quizás se trata de acabar con "los privilegios" de quienes menos tienen y mantener los heredados por ex presidentes. Como no sabemos si tendremos el placer de preguntarle en persona, dado el veto particular a nuestro medio, nos gustaría saber si en esta "nueva forma de gobernar", Emiliamo García-Page renunciará como Barreda o Cospedal a futuros privilegios establecidos por ley para los presidentes autonómicos, o si por el contrario será fiel a la doctrina de Bono, que desde el grupo Podemos se critica.

"Se va a aprobar de manera inmediata el Plan de Choque, para el que va a haber financiación, y estoy seguro que, dentro de cuatro años, lo mejor del balance del Gobierno será la Sanidad", soñando que todos los planes de choque no pasen por "el ladrillazo" del que fue ideólogo como consejero de Obras Públicas. Con un "Plan E" tenemos bastante, una vez que se ha demostrado como fue el tiro en la nuca que remató a la España de Zapatero o que creó la crisis "pre PP".

Ya comenzó el mandato con un ejercicio, "novedoso en toda España", para que sus consejeros dieran cuenta de sus intereses, bienes, rentas y actividades, felicitándolos "por ser políticos limpios", aunque aún no hayan comenzado a trabajar. García-Page limpiaba personalmente cada mañana su despacho en el Ayuntamiento de Toledo con una "escoba de oro" y quiere seguir haciéndolo. Nosotros le animamos a continuar con tan bellas costumbres.

En su lucha por el empleo, el presidente, acostumbrado a realizar muchos pactos, ha puesto el listón muy alto, diciendo que "hay que darle a esta tierra un electroshock económico en los próximos dos años" y prometiendo que creará "hasta 60.000 oportunidades de trabajo", que no sabemos muy bien aún lo que significa y si para eso necesitará construir un millón de casas o dos.

En uno de los temas troncales, se refirió el presidente a los profesionales sanitarios, esos que lleva días diciendo que volverá a contratar de mil en mil. Ha aventurado que, dentro de cuatro años, "cuando se haga balance de este Gobierno, una de las cosas que mejor van a ir en ese balance va a ser la Sanidad".

Puesto que en su agonía, el Gobierno de España obligará a las autonomías a contener el déficit, Emiliano García-Page fue rotundo al asegurar que "no lo vamos aceptar, lo que no quiere decir que no lo vayamos a cumplir, pero sí que lo vamos a intentar cambiar". Es un cambio complicado, pues reconstruir y no recortar, no es compatible con apretarse el cinturón, además de recordarnos demasiado al discurso de Alexis Tsipras previo a su referendum y a la decisión tomada a estas horas para hacer justo lo contrario de lo que su pueblo dijo. Veremos si "Podemos" ver un gobierno que tome decisiones o "veremos" un gobierno que siempre sepa lo que tiene que decir, que no es lo mismo.

 



He aquí la pasarela regional. Por sus pasos les conoceremos.

Emiliano García-Page  



Nota: Advertimos que el audio que se puede escuchar no cumple con los estándares de calidad que siempre ofrece CANAL TOLEDO a su audiencia, pero es el único material proporcionado por los servicios de comunicación del gobierno de Castilla-La Mancha.





Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosVivir Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal