volver a la página principal


El alcalde entierra a los visigodos
CT / Toledo - 23/06/2012

Mientras los apéndices urbanísticos del alcalde hacían su aparición para zanjar ante la CHT la cuestión de la muerte masiva de peces, con un vídeo ante notario que podía haber sido grabado un día cualquiera de estos últimos 40 años y que mostraba "algún pez flotando", Rafael Perezagua daba a conocer el cierre propuesto por el alcalde a "la cosa" cultural de Vega Baja, que diría el concejal de Urbanismo

Y es que el portavoz del Gobierno municipal llegó un día y muchos minutos tarde a su habitual comparecencia para resumir los acuerdos semanales de la Junta de Gobierno Local y con la noticia de la "extinción" de una empresa pública de dudosa legalidad, Toletum Visigodo. Rafael Perezagua tuvo también que firmar como consejero en los papeles de Toletum Visigodo, lo que le hizo llegar tarde a una rueda de prensa ya retrasada. No sería extraño que un día de estos hablemos de concejales y no de peces, dada la concentración y estrés a la que el regidor toledano tiene sometidos estos días a sus subordinados, que no hacen otra cosa que justificarle a él y a su apretada agenda en sus diferentes cargos.

Hay que recordar que fue en marzo de 1998 cuando Emiliano-García Page, a las órdenes de José Bono y en calidad de consejero de Obras Públicas, pretendió recalificar (sin competencia alguna) a urbano los espacios libres y verdes de Vega Baja, aún a sabiendas de que eran intocables desde 1965, pues las Instrucciones de Bellas Artes ponían negro sobre blanco a la declaración del conjunto Histórico de Toledo como monumento en 1940. Fue UNESCO quien aceptó la petición voluntaria de los toledanos en 1986 y declaró Patrimonio Mundial o "de la Humanidad" todo el Conjunto Histórico, incluidas las dos vegas (anterior y posterior), en la ribera norte y sur de ambas.

En un informe presentado este viernes por el alcalde de Toledo y presidente de Toletum Visigodo a su consejo de administración, se recoge su deseo de extinguir la empresa y dar así carpetazo a su peor pesadilla. Eso si, el senador por designación autonómica y secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha ha dejado claro que primero se tiene consumar la "instalación definitiva" de El Corte Inglés, permutando el terreno para el que la empresa entregó 601.012 euros en concepto de opción de compra, a pesar de que la justicia declaró ilegal la venta.

El presidente de Toletum Visigodo pide "consenso político" entre Ayuntamiento y Junta, proponiendo un reparto justo, el Gobierno regional se queda con la obligación de gestionar "lo cultural" de la pequeñísima parte declarada BIC, mientras que el Ayuntamiento administra toda la explotación urbanística de los terrenos que hoy siguen protegidos, por no haber solicitado al Estado español y a UNESCO su desclasificación, sin olvidar además que el ministerio de Defensa cedió estos terrenos para un fín cultural.

Es cuando menos curioso que exista unanimidad para la extinción de la empresa mixta y/o público-privada, entre los tres grupos políticos, socios privados, Ayuntamiento y Junta, en el día que tomaban posesión de sus cargos los representantes del Gobierno de Cospedal.

Está claro el interés del PSOE que creó el problema de Vega Baja, en clara colaboración con el alcalde popular entonces, Agustín Conde. Fue el Partido Popular con José Manuel Molina quien vendió las parcelas por unos 11.000 millones de las antiguas pesetas (unos 60 millones de euros) de los que hoy no se sabe su paradero pues la justicia declaró ilegal la venta. De la misma forma en una de las denuncias ganadas por Izquierda Unida se invalidaba la concesión a la empresa FCC de la urbanización que no obstante Page llevó a cabo. En una tercera sentencia se anulaba la privatización de la antigua empresa municipal Vega Baja, con lo que sería imposible el actual consejo de administracción con socios privados.

La empresa Toletum Visigodo, que fue creada supuestamente para un fin cultural, aunque sólo hayamos visto gastar el dinero en el plano urbanístico, necesitó un socio imprescindible en su consejo de administración para no ser disuelta, Aurelio San Emeterio, que como parte del contubernio permitió tales ilegalidades con su mero silencio, no ejecutando las tres sentencias para permitir a la parte perdedora en los contenciosos poder ejecutar cada uno de los asuntos denunciados por Izquierda Unida.

Por lo tanto, mientras nadie ha sido indemnizado, más bien compensado por la Junta para que no abrieran la boca, el alcalde pretende que Toletum Visigodo estampe su firma al apaño urbanístico con El Corte Inglés y pase el tiempo para consumar el PAU de Vega Baja II. La Junta de Comunidades en tanto aceptará con su silencio los procesos urbanísticos y consumará una flagrante dejación de funciones en espera de que una instancia superior intervenga, tanto en Vega Baja I, II, Peraleda, Pinedo, Huerta del Rey y tantos espacios del Patrimonio Histórico español protegidos por la declaración de UNESCO y el Convenio Europeo del Paisaje, pero desamparados por el Gobierno de España y sus delegaciones territoriales.

A cuenta del año de Gobierno de María Dolores Cospedal, son muchas las planificaciones, regularizaciones y desarrollos sobre espacios protegidos de los que la administración regional se ha hecho merecedora del título de "responsable". Con un POM nulo de facto, por no haberse sometido con carácter previo a UNESCO con un 85% de su superficie con algún tipo de protección y contrario a derecho, según el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, por muy diversas cuestiones urbanísticas y medioambientales, la complicidad expresada dentro del consejo de administración de la empresa presuntamente ilegal, deja todas las pelotas en el tejado autonómico y muchas sospechas en una autoridad desaparecida por vacaciones desde su primer día en el cargo.

 


 




Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosVivir Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal