Volver a la página principal


¿Declararía la señora Cospedal sus ingresos y el cigarral de Toledo si tuviera algún familiar en situación de dependencia?
7 de julio de 2012

 

La única verdad que tuvo la "valentía" de contar a todos los españoles el señor Rajoy antes de las elecciones generales se va a consumar el próximo viernes 13, curiosa coincidencia. En un arrebato de sinceridad, el presidente de la confianza y de al pan, pan y al vino, vino declaró: "La Ley de Dependencia no es viable".

Para cumplir con esa afirmación utiliza a la ministra Ana Mato. Sí, la ministra de Sanidad que nos recomienda utilizar hierbas medicinales, sólo la faltó mandarnos a una hechicera, la misma que se encuentra un coche debajo de la cama y no sabe cómo ha llegado ahí. Aunque la señora Mato, curioso apellido para una ministra de Sanidad, ha tenido el camino fácil siguiendo las miguitas que como Pulgarcito la iba dejando por el camino la Princesa de peineta y mantilla del Palacio Presidencial de Castilla-La Mancha, la señora Cospedal (no sabemos si ahora lleva el "de" o no).

El Real Decreto que quiere y va a aprobar este Gobierno inepto y sin alma el próximo Viernes 13 es la puntilla definitiva a una Ley de la Dependencia que ha sido, y quiero recalcar el tiempo pretérito que estoy usando, el avance más importante en derechos sociales de toda la democracia.

Que la señora Mato nos quiera "vender la moto" o que la señora (de) Cospedal nos quiera hacer "comulgar con ruedas de molino" sobre las bondades de este Decreto demuestra la falta de talla política y la indiferencia y desprecio que demuestran hacia las personas que, por unas circunstancias o por otras, se encuentran en una situación de dependencia y de la que nadie está libre, ¿verdad que sí, señora (de) Cospedal?

Aunque las modificaciones que van a realizar son muy amplias, hay tres que destacan por su enorme calado político y que dejan bien claro el ADN ideológico de estos políticos que nos desgobiernan:

1) Se computa la renta de la unidad familiar para establecer la prestación de la persona dependiente, cuando esta prestación es un derecho subjetivo, propio de la persona en situación de dependencia e independiente de los ingresos o rentas de sus familiares.

2) Se computa como renta la vivienda del dependiente a la hora de ingresar en una plaza residencial. Es lo que los bancos llaman hipoteca inversa. El dependiente, en función de sus ingresos mensuales, aporta un pago mensual. El resto, hasta cubrir el coste establecido de dicha plaza, se va gravando sobre la vivienda, de tal manera que cuando fallezca sus herederos legales se encontrarán con una deuda con la Administración que puede llegar a los 40.000-50.000 euros o más, en función de los años que haya utilizado la plaza el dependiente, por lo que o asumen esa deuda o la Administración puede adjudicarse la vivienda. La Administración convertida en banco hacia los más débiles y frágiles de nuestra sociedad -los dependientes-.

3) Se elimina la gratuidad para niños discapacitados menores de tres años. Hasta ahora, todos los servicios ofertados a estos menores eran totalmente gratuitos. Desde este momento, deben ser los padres los que se hagan cargo del copago que les corresponda.

Estos tres apartados, junto con la criminalización de los cuidadores no profesionales en el entorno familiar, van a dar como resultado final la vuelta a los oscuros años sesenta, en los que la beneficencia era la forma de entender la atención a este colectivo. En 1939, el Ejército franquista emitió el último parte de guerra en el que decía "el Ejército rojo, cautivo y desarmado....". En 2012, el Gobierno de Rajoy y el de la señora (de) Cospedal bien podrían decir "en el día de hoy, el colectivo de dependientes cautivo y desarmado....".

¿Cómo es posible en época de crisis, de ajustes económicos, de recortes constantes, que se pretenda eliminar la figura del cuidador familiar, el servicio más barato de todos los que se pueden ofertar para ofrecer servicios tres y cuatro veces más caros? La única explicación es la intención de ofertar servicios que en la realidad no pueden llevarse a cabo, con lo cual la persona en situación de dependencia seguiría siendo atendida en el entorno familiar pero gratis.

Por tanto, la intención final de las señoras Mato y Cospedal no es económica, es una simple cuestión de genes ideológicos, considerando a las personas dependientes seres improductivos y por tanto prescindibles.

Desgraciadamente, en Castilla-La Mancha así como en otras comunidades como Murcia, Valencia o Galicia, no nos pilla de sorpresa. Llevamos más de dos meses denunciando que desde la Dirección General de Mayores y Dependientes, que dirige el señor García Ferrer, el mismo que se queja amargamente de sus exiguos ingresos de 60.000 euros al año, se han dado órdenes no escritas para no proponer ni una prestación económica en el entorno familiar.

La ofensiva contra el ejército de Dependientes ya comenzó con la revaloración que se está haciendo de los beneficiarios de la Ley desde los años 2007 y 2008 con la bajada, en muchos casos de forma milagrosa, de los grados de los mismos y por tanto de sus prestaciones. Todo ello a pesar de la instrucción 10/2010, en la que se dice de forma textual:

Legalmente no se puede "de oficio" proceder a revisar los Programas Individuales de Atención que resulten afectados por esta nueva normativa.

Como dueños del laboratorio en el que se ha convertido Castilla-La Mancha, estos políticos sin alma, ineptos e irrespetuosos ante los que consideran seres inferiores, no entienden que deban dar explicaciones de sus actuaciones como representantes de los ciudadanos, también de los dependientes, y por tanto no deben rebajarse a recibirlos, como lo demuestra el hecho de que la Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha lleva presentados nueve escritos en diez días solicitando una reunión de urgencia con el señor consejero, Ignacio Echániz, como máximo responsable de esta Ley en nuestra Comunidad, sin que haya obtenido respuesta alguna, aunque bien es cierto que todas ellas se han presentado sobre las 9 de la mañana y seguramente a esa hora el señor Echániz debe estar todavía durmiendo.

Por todo esto, denuncio la política mengueliana del Gobierno del señor Rajoy y de la señora (de) Cospedal ante el trato que está proporcionando a todas las personas en situación de dependencia, con una valentía propia de los tiempos del holocausto.


José Luis Gómez-Ocaña Pérez
Presidente Plataforma en Defensa de la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha
Miembro de la Junta Directiva de la Coordinadora Estatal de Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia

 



Pónganme una querella por favor

Otra vez en la calle

El testamento sin fin

Todos a la cárcel, incluidas las sillas de ruedas

Los nuevos presupuestos dan una
puñalada mortal a la dependencia


De las milongas de Cospedal, el amor de
del Hierro y la realidad de Alvarito


Estos son los francotiradores de Echániz

Echániz los llama "francotiradores"

La Consejería lo tilda de "chantaje"

otras opiniones




Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosPortada Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal