Volver a la página principal


NECESARIOS PRESCINDIBLES
Sin dinero no hay periodistas
Toledo, 23 de enero de 2012

La cosa no está para fiestas entre los periodistas. Llevamos casi cuatro años que no levantamos cabeza y el agua ha sobrepasado nuestro cuello doblado. Los cierres de medios de comunicación, las regulaciones, los despidos y ahora estamos bajando al infierno de la indignidad. Porque así se llama el ofrecer trabajo sin cobrar. Los colegas que trabajan en Madrid ya han denunciado ofertas en régimen de colaborador, de forma voluntaria, sin retribución. Incluso se ofrece trabajo a cambio de que el periodista pague por ello. En Toledo no me constan circunstancias similares  pero hay retrasos en el pago de las nóminas y el temor a perder el empleo o a la regulación salarial es agobiante. Los editores, propietarios de la prensa digital, audiovisual y escrita de Toledo ven que  los ingresos no se recuperan.

En Toledo, las deudas de las Administraciones Públicas a los medios de comunicación son insoportables para los más pequeños.  Es verdad que se les dejó con el folio al aire. Se gestionó muy mal este asunto por los anteriores gobernantes. Si existiera una Ley de Publicidad Institucional eso no habría pasado. Están a tiempo los que ahora gobiernan, quienes además deben dar una salida a  lo que se debe. Los empresarios han dejado de poner publicidad, igual que Ayuntamientos, Diputaciones, Junta de Comunidades. Debe de ser un gasto prescindible, innecesario. Tanto lo público como lo privado han disminuido su compra de periódicos. Han dejado las suscripciones bajo mínimos. Dos euros por estar informados debe ser un coste inasumible.

Me pega el cansancio cuando escucho que somos imprescindibles, necesarios, esenciales en un estado democrático, baluartes de la libertad. Ya, pero estamos dejando de ser administradores del derecho fundamental de los ciudadanos a la información porque el  periodismo está sin dinero.  En los medios de comunicación públicos se está más caliente, pero ya no hay más leña. Se acerca la hora  de que contribuyan a su parte de la crisis. Atención a lo que pueda pasar.

Lo de ejercer la profesión con ética y libertad es importante, pero que te paguen dignamente por tu trabajo es un derecho constitucional. Igual que el que tienen los ciudadanos a la libertad de información, pero construirla no es gratis. Esta debe ser la consideración social. Ya sé que no hay dinero, ¿pero y si no hay información? Esto es un compromiso individual tanto de un lado como del otro. La inversión sin freno en medios de comunicación creó una burbuja mediática que tras estallar nos ha destrozado. Sólo queda apelar a una  solidaridad de empresarios, particulares y sector público que para mí es consumir en medios de comunicación porque la libertad de información cuesta dinero aunque ser periodista no tiene precio.

ISMAEL BARRIOS
Periodista

 

otras opiniones




Participa en Facebook Síguenos en Twitter ContactoNosotrosPortada Canal Toledo en YouTube
Aviso Legal